Pasar al contenido principal
Claves para empezar a correr

¿Sabías que a principios de año siempre aumenta el número de corredores? Pero no todos son capaces de mantener la constancia a lo largo del año. Por eso hoy desde Life Fitness queremos compartir unos consejos básicos. 

El “running” es un tipo de entrenamiento bastante popular y que demás tiene muchas ventajas porque te permite tener una flexibilidad horaria, es económico porque no requiere de mucho material, puedes entrenar al aire libre y aporta grandes beneficios para la salud. Sin embargo, como en todo al principio se empieza con muchas ganas, pero con el tiempo se termina dejando. Por eso, hay que hacer las cosas bien y no perder nunca el objetivo y el beneficio final.

Gran parte de los abandonos de este ejercicio es la impaciencia para obtener resultados. Siempre se quiere conseguir una mejora de forma rápida, evidente y estética. Mucha gente espera comenzar y al cabo de 2 semanas ser capaz de resistir sin ahogarse y entonces llega la frustración y consecuentemente el abandono.

Compartimos estos consejos que podemos encontrar en muchas revistas y lecturas de entrenamientos, para que no te desesperes y consigas tus objetivos.

  1. Poco a poco se llega más lejos

    Las primeras semanas, una vez has terminado tu entrenamiento, es mejor que te quedes con ganas de más que completamente agotado y fatigado. Se recomienda que al menos durante el primer mes, alternando la carrera continua con caminar, e ir aumentando a medida que tu cuerpo te lo pide. Hasta que no consigas correr 20 o 25 minutos sin sufrir un gran esfuerzo, no aumentes el tiempo de carrera.   

  2. Encontrar un ritmo que puedas soportar

    Es básico que encuentres un ritmo de carrera suave y regular en cada entrenamiento que hagas para que tu cuerpo se acostumbre. Este ritmo te ha de permitir disfrutar de la experiencia y no ahogarte en la mitad del recorrido.

  3. Terminar todos los entrenamientos con estiramientos

    Hay que estirar al final de cada sesión (y si lo haces también al principio, aún mejor) para evitar futuras molestias sobre los músculos, ayudar a su relajación y recuperarte antes de cara a la próxima salida. Entre 5 y 10 minutos es suficiente para estirar todo el tronco inferior. Destina al menos 10 segundos por cada estiramiento.

  4. Utilizar un equipamiento adecuado

    Con la fiebre del mundo del running se ha empezado a poner de moda todo tipo de ropa y complementos específicos para salir a correr. Si estás empezando, el mejor consejo es que dejes de lado todos estos complementos por ahora y te centres en lo que realmente influirá en tu rendimiento: unas buenas zapatillas de running que se ajusten a tu pie, que sean cómodos y sobre todo que sean para correr, no para cualquier otro deporte.

  5. Entrenar la fuerza para seguir mejorando

    Tonificar tus músculos con ejercicios de fuerza en el gimnasio es una de las principales recomendaciones si quieres mejorar tu rendimiento y evitar lesiones. Pero no te centres sólo en ejercicios de piernas, para que la parte lumbar, pelvis y brazos también tienen un papel importante en el running, ya que ayudan a mantener una correcta postura durante la carrera y aumentan la estabilidad.

    Sabemos que lo ideal es realizar esta actividad al aire libre, sin embargo, muchas veces es complicado debido al clima, las distancias, el tiempo, por lo cual el entrenamiento en caminadora resulta adecuado para todos, ya que permite personalizar el entrenamiento según el estado físico y capacidades de cada usuario y a medida que el corredor evoluciona, la dificultad puede incrementarse.

    La caminadora simula las condiciones naturales del terreno como el suelo plano y las pendientes, e incluye programas de entrenamiento específicos.

    Puedes empezar tu entrenamiento en la caminadora Active de LifeFitness que facilita tu entrenamiento dándote acceso a valiosos datos de uso a través de LFconnect.